PREGUNTAS FRECUENTES

¿Por qué se tiene que hacer una primera visita?

La primera visita es el primer contacto que tenemos con el paciente durante el cual se realiza la recogida de toda la información que nos puede ser útil para el diagnóstico, objetivos, plan de tratamiento y plan de prevención adecuado a cada paciente y a su edad.

En la primera visita realizamos:

  • Un cuestionario de salud.
  • Una entrevista personal.
  • Una exploración extraoral e intraoral, con una serie de registros necesarios según cada caso para valorar detenidamente las patologías (a través de fotografías, radiografías o modelos de yeso).
  • Una adecuación del medio oral con los siguientes procedimientos: instrucciones de higiene oral, la aplicación de agentes antimicrobianos en los casos necesarios, instrucciones nutricionales, fluorterapia y tratamientos de urgencia.

En caso de que el paciente disponga de alguna radiografía de la zona bucal, listado de medicación y/o informes médicos sobre el estado de salud general o bucodental, agradecemos que nos traigan este material en la primera visita para facilitar la recogida de datos.

Gracias a esta revisión completa, podemos informar detalladamente sobre el estado de salud bucodental del paciente y sus consecuencias en el desarrollo del niño. En este punto, es el tutor quien decide si quiere ser atendido según los criterios de nuestro equipo.

¿Por qué hacemos una primera visita odontológica a un bebé?

El primer contacto con el mundo de la odontología es importante hacerlo antes de que el bebé cumpla su primer aniversario. Nuestra filosofía consiste en llegar a unas generaciones de adolescentes y adultos sin caries ni tratamientos odontológicos invasivos. Para conseguir esta quimera, se debe comenzar pronto, cuando el niño aún no tiene problemas en la boca, ni bacterias causantes de patologías bucodentales.

Es importante recordar que los nuevos nacidos no tienen bacterias causantes de caries ni de periodontitis en la boca. La adquisición de estas se hace a través del contagio de sus progenitores o cuidadores.

Aunque antes de los 6 meses el bebé no tiene dientes, hacer una visita al odontopediatra en esta etapa ayuda a establecer un plan de prevención mínimamente invasivo.

En esta visita, se realiza una historia clínica cuidadosa del bebé y de su entorno para llegar a determinar el nivel de riesgo de patología bucodental del bebé, según el protocolo internacional CAMBRA ®, y establecer las medidas preventivas individualizadas.

Al ser unas visitas sencillas e indoloras, los niños acostumbran a ir al dentista y se familiaricen con el entorno de la clínica.

La sedación consciente

La sedación consciente, una técnica anestésica con el fin de inducir un estado de somnolencia, tiene unas claras ventajas en los tratamientos odontológicos. El paciente, siempre consciente, puede reaccionar a los estímulos y responder, pero se encuentra en un estado máximo de relajación.

Las indicaciones adecuadas para la sedación suelen ser aquellos tratamientos quirúrgicos (cirugía implantológica o extracción de las muelas del juicio, por ejemplo) que se prevén largos y pesados. Con este procedimiento, se quiere dar al paciente una mayor calidad en el tratamiento, entendida como un mayor confort para la persona durante el mismo.

La sedación consciente está igualmente indicada en aquellos pacientes que tienen miedo al dentista o que muestran aprensión ante el proceso del tratamiento odontológico, por lo que prefieren realizar todo el tratamiento en una o dos sesiones continuas y bajo la técnica de la sedación.

Una vez terminado el tratamiento, el paciente después de una breve recuperación, podrá abandonar por su propio pie las instalaciones de la clínica. Sin embargo, siempre recomendamos que el paciente venga acompañado.

Le quiero comprar un cepillo de dientes eléctrico a mi hijo de 10 años para que se lave bien los dientes, Qué os parece?

El tema de los cepillos de dientes eléctricos siempre ha sido de gran interés para los padres que quieren mejorar el hábito de higiene bucodental de sus hijos. Es importante saber que, en la mayoría de pacientes, una buena higiene bucodental no depende del tipo de cepillo, sino de la habilidad, la frecuencia y el tiempo dedicado.

Los cepillos eléctricos deben presentar unas características para poder ser útiles en pacientes jóvenes: deben tener el cabezal pequeño para poder llegar a todas las zonas; de fácil manejo para que el niño pueda usarlos de forma autónoma y deben tener batería en lugar de pilas y así no pierden efectividad de cepillado.

Cuando el niño va a dormir fuera de casa: en colonias, en casa de los abuelos o bien en casa de un amigo, debería poder utilizar el mismo cepillo al que está acostumbrado en casa para no tener que aprender dos técnicas diferentes de higiene bucodental. No existe una edad determinada a partir de la cual se puede utilizar el cepillo eléctrico, pero se recomienda su uso a partir de los 8-10 años.

Hay que tener en cuenta que la novedad puede ayudar a motivar al niño a cepillarse con más frecuencia, pero este efecto no suele perdurar en el tiempo y una vez pasado el primer momento, se vuelve a dejar olvidado el cepillo en el armario.

También se aconseja el uso de cepillos dentales eléctricos para los padres a que sus hijos requieran que les laven los dientes.

Es nuestro deber informar que la utilización de un cepillo eléctrico también requiere adquirir una nueva técnica de cepillado. Si se utiliza de forma incorrecta, ésta provoca una mala higiene y un cepillado ineficaz.

Mi hijo mientras duerme hace mucho ruido con los dientes, ¿es eso normal?

El fenómeno que comentas se llama BRUXISMO. El bruxismo es el rechinar de dientes que se realiza tanto de noche como de día, de forma consciente o inconsciente. Es un síntoma, y no una enfermedad, asociado a un momento de ansiedad o estrés. En ocasiones se asocia a maloclusiones con presencia de contactos prematuros.

El bruxismo en niños se asocia a épocas de cambio de los dientes temporales, y suele desaparecer cuando la situación se estabiliza. A veces, está acompañado de dolores de cabeza y con el tiempo se ven desgastes en las superficie de masticación de las muelas y caninos.

Hay dos tipos de bruxismo: el céntrico, generalmente diurno, por lo que produce un menor desgaste dentario, durante el que apretamos los dientes, y el excéntrico, que se produce más frecuentemente durante la noche, cuando la persona aprieta los dientes a la vez que las mueve, produciendo ruido.

A veces se ha asociado el bruxismo infantil con la presencia de parásitos, pero no hay evidencia científica que demuestre esta relación. El bruxismo en niños con baja actividad física es más evidente que en niños menos sedentarios. También la acumulación de horas delante de pantallas oscilantes aumenta el riesgo de que el niño refleje bruxismo durante la noche.

El bruxismo infantil no tiene un tratamiento odontológico específico, sino evaluar clínicamente el desgaste y si éste crea problemas de dolor o sensibilidad, realizar el tratamiento adecuado a cada caso. En la mayoría de casos, no hay presencia de dolor; es más una situación incómoda para quien comparte habitación con el niño. Simplemente necesita supervisión en las revisiones periódicas con el odontopediatra.

¿Los bebés cogen el calcio de los dientes de las madres y por eso aparecen caries durante el embarazo?

La aparición de caries durante el período del embarazo se debe a muchos factores pero en ningún caso que el bebé se “nutre” del calcio de los dientes para su crecimiento. La aportación de calcio necesario para el crecimiento del feto proviene de la ingesta alimentaria equilibrada de la madre.

La aparición de caries en la mujer embarazada se ve favorecida por el cambio que esta sufre durante el periodo de gestación. Por un lado la ingesta más frecuente de alimentos, “el picar entre horas”, los alimentos que apetecen pueden favorecer la acumulación de placa dental y ésta a su vez favorece el crecimiento bacteriano. Además, el cambio hormonal que experimenta el cuerpo de la mujer gestante hace que las encías estén más hinchadas y sensibles y la hora de lavarse los dientes, el roce de los filamentos del cepillo sobre la mucosa hace que ésta sangre y moleste y por eso muchas veces modificamos nuestra forma de cepillado dejando zonas sin limpiar. También es importante saber que otro factor que favorece la aparición de la caries es el pH ácido de la saliva que en una gestante que presente vómitos o reflujo puede producirse muy frecuentemente.

Así que para evitar la aparición de problemas bucodentales durante el embarazo, debemos combatir los factores adversos que hemos comentado anteriormente, alimentarnos de forma sana y equilibrada, mantener una higiene correcta y que un odontólogo revise trimestralmente la boca para prevenir las posibles complicaciones como la aparición de caries o de gingivitis. En EEUU aconsejan a las parejas que buscan quedarse embarazadas que realicen antes de la concepción una visita al odontólogo para tener la boca sana antes del embarazo.

Piercings

En Roura Brau Odontología nos preocupa que el uso de piercings orales y periorales se haya incrementado de manera importante en las dos últimas décadas.

También nos preocupa ver que cada vez los adeptos a esta moda son más jóvenes. Actualmente, es una práctica que, en muchas ocasiones, se realiza en condiciones higiénicas no adecuadas ni controladas.

Es por ello que en las clínicas dentales han aumentado el número de pacientes con lesiones tanto en mucosas como en dientes provocadas por estos dispositivos. Las manifestaciones son de gran diversidad y con diferentes niveles de gravedad, desde pequeñas lesiones locales como recesiones gingivales y microfracturas dentales, hasta cuadros más graves que pueden llegar a comprometer la salud del paciente.

El desconocimiento del riesgo de sufrir este tipo de lesiones por parte de la población usuaria o interesada en esta moda hace que los jóvenes no sean conscientes de los riesgos que los piercings pueden entrañar.